Compartir

09 diciembre 2016

¡Bendita sea tu madre!

Victoria Eugenia de Battenberg fue una princesa británica, nieta de la reina Victoria de Inglaterra, que se convirtió en reina consorte de España por su matrimonio con el rey Alfonso XIII. Cuando Victoria Eugenia visitó por vez primera Sevilla, el pueblo, enardecido de entusiasmo por su belleza y su juventud, no cesaba de aclamarla con piropos de gracia andaluza, que a gritos repetía sin cansarse.
Olé tu madre! ... ; ¡Viva tu madre!.. ¡Bendita sea tu madre! ... ; ¡Viva tu madre!... ¡Bendita sea tu madre!...

Extrañada y conmovida la reina, preguntó a su joven esposo:
¿Cómo es posible que conozcan y quieran tanto aquí a mi madre?...
El enamorado monarca le contestó:
Es por ti por lo que aclaman a tu madre. Porque a ella le deben la reina más hermosa de Europa. Y porque adivinan que ningún elogio será más grato a tus oídos que una explosión de alabanzas a tu madre.

Entre todos los pueblos y comunidades de cristianos, el católico sobresale por encima de todos bendiciendo y aclamando enardecidamente a MARIA REINA, MADRE DEL REY DIVINO.
Si Ella pudiera extrañarse de nuestro comportamiento y preguntase la razón de este religioso entusiasmo, su Hijo le diría:
¡Es por Mí por lo que te aman tanto! Porque les has dado a luz al Salvador del mundo. Y porque comprenden que ningún elogio ni alabanza puede serme tan grato como los elogios y alabanzas dirigidos a mi Santa Madre.
En efecto, María es digna de toda honra, por ser Hija Predilecta del mejor de los Padres y Madre Incomparable del mejor de los Hijos.

Historia de un taxista

Me sorprendió gratamente. En un mismo día de trasiego por Madrid, en el que hube de tomar varios taxis, vi que en dos de ellos había colgado un rosario en lugar preferente y muy visible. Pregunté a los taxistas por qué llevaban allí el rosario. Las respuestas no se hicieron esperar:
¿Dónde quiere usted que lo lleve? me dijo uno.

No, si me parece muy bien. Pero sospecho que esto le habrá costado aguantar alguna que otra sonrisita irónica, le contesté.

Pues mire qué le digo. Ciertamente, algunos gamberros han comentado entre sí en el asiento de detrás mi ocurrencia. Piense que lo llevo ahí más de diez años, y en tanto tiempo han subido al taxi miles de personas, de todas las ideologías y educaciones. Pero le aseguro que si alguno me hubiera dicho a mí directamente algo contra el rosario o contra la Virgen, se hubiera acordado para toda su vida. No me gusta que se juegue con las cosas sagradas y tengo derecho a pensar como quiera y a no esconder mi fe y mi devoción a la Virgen. Yo no me meto con nadie. Y el que se meta conmigo por mi fe, «no le arriendo las ganancias». Lo menos que haría sería decirle: bájese usted y tome otro taxi que no lleve rosario. ¿Ofendo yo a alguien con llevarlo?

Así me gusta, hombre. Que la Virgen acoja con su bondad de Madre el buen corazón y la valentía que demuestra.
El otro taxista me explicó que se había encontrado el rosario en la parte trasera del coche, sin duda olvidado por algún cliente. Y lo puso en el lugar de honor del taxi. Así, si alguna vez vuelve a subir el que lo perdió, lo reconocerá y se lo podré restituir. Y mientras tanto, ahí va haciendo algún bien: a mí me recuerda muchas cosas buenas y, a los que suban, les dice que en este taxi se ha de respetar al Señor y a la Virgen. Ah, y conste que por esto no soy más santo que los demás. Pero, esto sí, ganas no me faltan y por lo menos doy testimonio de mi fe.

Fr. José A. M. Puche, 0. P.

Un minuto con Dios

La perfección de las cosas no está en hacerlas, sino en hacerlas bien; y para hacerlas bien es preciso fijarse en los detalles.

Los detalles de la vida, que son múltiples y minúsculos, pero que son los que hacen que la vida sea agradable y recta.

Cerrar bien la puerta de un armario, sin estruendos ni violencias; dejar en orden y en su debido lugar las prendas de vestir; ser puntual en acudir a su debido tiempo a una reunión, sin hacer esperar a los demás; no fumar cuando el humo del cigarrillo molesta el vecino, teniendo con él esa mínima atención; ser responsable en todas las pequeñas cosas que se nos han encomendado.

Detalles. .. detalles… pero detalles que van configurando las cosas, las van perfeccionando, las van elevando.

Fijarse en esos detalles no es vulgaridad, sino delicada perfección, ansia de mejoramiento.
“Mirad cómo proclamamos felices a los que sufrieron con paciencia. Habéis oído la paciencia de Job en el sufrimiento y sabéis el final que el Señor le dio; porque el Señor es compasivo y misericordioso” (Sant, 5, 11).

Se necesitará no poca paciencia para ser fiel en los detalles; pero ahí está la verdadera perfección.

08 diciembre 2016

Juventud arrogante

Durante una conferencia sobre las grandes diferencias entre generaciones, un presumido estudiante se tomó la molestia de explicarle a un señor mayor sentado junto a él, el por qué le es imposible a la Vieja Generación comprender a su generación:

"Usted creció en un mundo diferente, realmente casi primitivo", dijo en voz lo suficientemente alta para que lo escucharan alrededor.

"Los jóvenes de hoy crecimos con televisión, Internet, teléfonos moviles, aviones a reacción y viajes al espacio. Nuestras sondas espaciales han visitado Marte. Tenemos naves con energía nuclear y automóviles eléctricos, de hidrógeno o que funcionan mediante energía solar. Hemos crecido con computadores con capacidad de procesamiento a la velocidad de la luz… y muchas cosas más".

Después de un breve silencio el Señor Mayor respondió diciendo:

"Tienes razón, joven; nosotros no tuvimos esas cosas cuando éramos jóvenes... ¡por eso tuvimos que inventarlas!  

Ahora dime, arrogante joven, ¿qué estás haciendo TÚ en beneficio de la próxima generación?”  ¡El aplauso fue atronador!

Parábola sufí

Cuentan que un día estaba Mullah en la calle, en cuatro patas, buscando algo, cuando se le acercó un amigo y le preguntó:

- Mullah, ¿qué buscas?

Y él le respondió:

- Perdí mi llave.

- Oh, Mullah, qué terrible. Te ayudaré a encontrarla.

Se arrodilló y luego preguntó: - ¿Dónde la perdiste?

- En mi casa.

- Entonces, ¿por qué la buscas aquí afuera?

- Porque aquí hay más luz.

Aunque les parezca cómico, ¡eso es lo que hacemos con nuestra vida! Creemos que todo lo que hay que buscar está ahí afuera, a la luz, donde es fácil encontrarlo, cuando las únicas respuestas están en el propio interior.

Salgan a buscarlas afuera, que jamás las hallarán...

Un minuto con Dios

En toda la cristiandad se celebra hoy el día de María Inmaculada; son millones los cristianos que tomaron su primera comunión en un día como éste.

María es la Madre de los cristianos.

Madre quiere decir ternura plena; cuando el padre castiga, la madre se esconde; cuando el padre se ausenta, la madre queda al frente del hogar; cuando el hermano hiere, la madre cura; cuando el hijo llora, la madre besa; y cuando el hijo se aparta del buen camino, la madre llora; la falda de la madre siempre está dispuesta para recibir la cabeza arrepentida del hijo.

Todo eso es la Virgen María para el cristiano.

Brazos maternales, abiertos como las playas del mar. Madre Inmaculada, poema de luz y de ternura. La que no conoció menguantes como la luna ni ocasos como el sol.

San Bernardo sintetizó cuanto se puede decir de María: “Dios pudo hacer un mundo mejor y un cielo más grande; pero no una Madre de mayor grandeza que María.”

“Entraron en la casa; vieron al Niño con su Madre María y, postrándose, le adoraron” (Mt, 10, 11).
Los Magos encontraron a Cristo con María, y todos los cristianos encontrarán a Cristo por medio de María.

Tú la invocas como Madre de la divina gracia; si quieres vivir la gracia del Señor, vívela de las manos de María; no te olvides que peregrinar es caminar por Cristo al Padre, a impulsos del Espíritu Santo y con la ayuda de María.

07 diciembre 2016

Comparte tu maíz

Un reportero le preguntó a un agricultor si podía divulgar el secreto de su maíz, que ganaba el concurso al mejor producto, año tras año.

El agricultor confesó que se debía a que compartía su semilla con los vecinos.
¿Por qué comparte su mejor semilla de maíz con sus vecinos, si usted también entra al mismo concurso año tras año?, preguntó el reportero.

Verá usted, señor, dijo el agricultor. El viento lleva el polen del maíz maduro, de un sembradío a otro. Si mis vecinos cultivaran un maíz de calidad inferior, la polinización cruzada degradaría constantemente la calidad del mío. Si voy a sembrar y obtener buen maíz debo ayudar a que mi vecino también lo haga.

Lo mismo es con otras situaciones de nuestra vida. Quienes quieran lograr el éxito, deben ayudar a que sus vecinos también tengan éxito.
Quienes decidan vivir bien, deben ayudar a que los demás vivan bien, porque el valor de una vida se mide por las vidas que toca. Y quienes optan por ser felices, deben ayudar a que otros encuentren la felicidad, porque el bienestar de cada uno se halla unido al bienestar de todos.

Oracion para sonreir

Señor, bendícenos con la capacidad de sonreír siempre con sinceridad y desde nuestros corazones.

Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro sonrisas de gozo por la riqueza de tu bendición.

Que mis ojos sonrían diariamente por el cuidado y compañerismo de mi familia y de mi comunidad.

Que mi corazón sonría diariamente por las alegrías y dolores que compartimos.

Que mi boca sonría diariamente con la alegría y regocijo de tus trabajos.

Que mi rostro dé testimonio diariamente de la alegría que tú me brindas.

Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor. Amén.

Madre Teresa de Calcuta.

Un minuto con Dios

Hay quienes dudan de la existencia de Dios, o simplemente la niegan; nosotros quizá nos esforzamos por convencerlos de que Dios existe; quizá no lo logramos.

¿Por qué no lo logramos?

¿Porque Dios no existe o porque nosotros no sabemos demostrar su existencia? Al mundo hay que decirle que Dios existe, no tanto con argumentos, cuanto con obras; hay que presentar un Dios vivo y vivificante; al fin y al cabo, como El es.

En todo cuanto toquemos, pongamos la marca de Dios; en todo lo que digamos, transparentemos a Dios; en todo cuanto hagamos, vivamos nosotros a Dios. y pronto los demás verán esas marcas de Dios, oirán esos sonidos de Dios, sentirán esa presencia de Dios.

Y sobrarán los argumentos; como el niño no necesita argumentos para amar a su madre, el hombre no debe necesitar de argumentos o palabras para creer en Dios ni para amarle.

“¿Como invocaran a Aquel en quien no han creído? O ¿cómo creerán en El, sin haber oído de El? Y ¿cómo oirán si nadie les predica? Y ¿cómo predicarán si no son enviados?” (Rom, 10, 14-15).

Eres tú el que estás enviado por Dios para dar a conocer su existencia y su bondad a todos cuantos lo ignoran; si tú les fallas, ¿cómo van ellos a llegar al conocimiento del verdadero Dios?

06 diciembre 2016

El Carpintero

Un viejo carpintero estaba listo para retirarse. Le comunicó a su jefe sus planes de dejar el trabajo en la industria de la construcción de casas y vivir una vida mas placentera con su esposa y su familia. El echaría de menos el salario que recibía pero quería retirarse.

El jefe estaba triste de ver que un buen empleado se retiraba y le pidió, como favor personal, que construyera una última casa. El carpintero dijo que sí pero con el tiempo se vio que su corazón y
su esfuerzo no estaban en el trabajo. No hizo bien su labor y seleccionó materiales de baja calidad. Fue la peor casa que había construido en su vida.


Fue una manera infortunada de terminar su carrera. Cuando el carpintero terminó el trabajo y el jefe vino a inspeccionar, le abrió la puerta al carpintero, lo invitó a seguir y le dijo "Esta es tu casa, mi regalo para ti".


¡Qué lástima! ¡Qué arrepentimiento! "Si hubiera sabido que esta casa iba a ser para mí, la construyo de manera diferente" dijo el carpintero.

Ahora tenía que vivir en la casa que él mismo había construido y era un desastre.

Lo mismo sucede con nosotros. Construimos nuestra vida de una manera displicente, de una manera reactiva en lugar de positiva. Esperamos en lugar de actuar. Ponemos mucho menos de lo que tenemos en nuestros esfuerzos y vivimos en una permanente queja tratando de culpar a los demás de nuestra situación.

En cosas importantes, con la familia, amigos, el trabajo, etc., no damos lo mejor que tenemos. Entonces, con sorpresa, nos encontramos viviendo en la casa que nosotros mismos hemos construído. "Si lo hubiera sabido, habría actuado diferente" pensamos.

Piense en Ud. mismo como el carpintero. Piense acerca de su casa. Cada día, cuando tenga que clavar un clavo o levantar una pared, hágalo sabiamente, hágalo con amor y dé lo mejor que tiene. Es la única vida que llegará a construir. Aún si vive solo por un día más, ese día merece vivirse de una manera digna y gratificante.

"LA VIDA ES UN PROYECTO DE AUTOCONSTRUCCIÓN". Su vida hoy es el resultado de sus actitudes y decisiones del pasado. Su vida mañana será el resultado de sus actitudes y decisiones de hoy.

Yo mismo

"Yo estaba caminando por el jardín de un asilo de locos, cuando encontré a un joven leyendo un libro de filosofía. Por su forma y por la salud que mostraba no combinaba mucho con los otros internos. Me senté a su lado y le pregunté: ¿Qué estás haciendo aquí?

El me miró sorprendido, pero viendo que yo no era uno de los médicos respondió:
"Es muy simple. Mi padre, un brillante abogado, quería que yo fuera como él.
Mi tío que tenía un alto puesto comercial, quería que yo siguiera su ejemplo.
Mi madre deseaba que yo fuera la imagen de su adorado padre.
Mi hermana siempre me citaba a su marido como ejemplo de un hombre de éxito.
Mi hermano trataba de entrenarme para que yo fuera un buen atleta como él.Y lo mismo ocurría con mis profesores en la escuela, el maestro de piano, el tutor de inglés; todos estaban convencidos y seguros de que eran el mejor ejemplo a seguir. Nadie me miraba como se debe mirar a un hombre, sino como se mira un espejo. Así fue que decidí internarme en este asilo. Por lo menos aquí puedo ser yo mismo."
Khalil Gibran

El ejecutivo

El hombre se despojó de su lastre terrenal y se encaminó directamente
hacia las puertas del Cielo. Con un gesto le indicaron que dejara el portafolio en el umbral.

El Ángel Portero le pregunto:

-¿Qué hiciste de tu vida?...

-Tengo... tuve varias propiedades. Piso con vista al río. Departamento en propiedad horizontal. Local a la calle con vivienda. Casa quinta con piscina de natación...-ocultaba el departamento de un ambiente pero decidió que esas debilidades no interesarían en el Cielo.

-¿Qué hiciste de tu vida? -repitió el Ángel.

La flamante alma se sorprendió. Quizá los bienes inmuebles no se tenían en cuenta, pensó algo amoscado.

-Cuenta corriente en bancos, caja de caudales. Tengo... tenía una
fabriquita -siempre le había gustado llamar a su empresa "fabriquita" -.Unos setenta empleados entre obreros, oficinistas, corredores y personal de custodia.

Casi agrega "Nada del otro mundo", pero se dio cuenta de que estaba en el otro mundo...

-¿Qué hiciste de tu vida? -insistió el Portero Celestial.

El alma del Ejecutivo se movió inquieta. Lo que más extrañaba era el
portafolio. Cuando se despojó de él, se sintió desnudo. Y,
definitivamente, muerto.

-Soy...era socio de un club de golf y de otro de equitación, muy
exclusivo. Justamente gracias a ese maldito accidente, perdón, se me escapó; es que estoy en tu presencia...

-¿Qué hiciste de tu vida?...

El Ejecutivo pensó si no se había equivocado de rumbo y en vez de en el Paraíso estaría en otra galaxia.

-Me casé y tuve cinco hijos.

-¿Qué hiciste...? -Comenzó el Portero y el otro se apresuró.

-A todos les di estudio. A los varones los saqué derechos y a las
mujeres las casé con excelentes partidos. Todos bien encaminados, gracias a Dios y a mis esfuerzos, continuarán con la firma, darán lustre al apellido.

-¿Qué...?

El Ejecutivo se estremeció. ¡Si pudiera aferrarse a su bienamado
portafolios!...¡Eso lo haría sentirse seguro y no como ahora parado en el aire!...

-A mi esposa nunca le hice faltar nada: creaciones de modistas famosos, pieles, joyas, viajes. Todos los caprichos...

Los ojos del Ángel se nublaron como un cielo torrentoso. Los nimbos
pasaban no sólo por sus pupilas sino por todo el rostro.

-Entendámonos de una buena vez: ¿qué hiciste con tus manos?

-¿Con mis manos....? -el hombre se miró las manos como si las viera por primera vez. Después sonrió. Ahora se daba cuenta qué quería averiguar el Ángel-.

¡Amasé una fortuna con mis propias manos!... Empecé desde abajo,
golpeando el hierro, puliendo el metal, trabajando la madera...

-¿Qué más?

-Golpeé, martillé, serruché, limé, tallé -se sentía tan cansado como si todas las labores las estuviera haciendo allí mismo.

-¿Qué más?

-¿Qué más? Saqué cuentas, pagué a los acreedores, manejé autos y
máquinas y herramientas. Alguna vez, lo confieso, levanté mi mano contra mis propios hijos, pero siempre por su bien, ¡para enderezarlos desde chicos!...

Advirtió que estaba gritando en un lugar donde el silencio era una
bendición.

El Ángel hizo un gesto amistoso, el único gesto amistoso desde que
empezara el interrogatorio. En el vaivén de ese gesto, él vio un extremo del club exclusivo y su propia caída del caballo, rodeado de curiosos...

-Ese soy yo -dijo infantilmente conmovido.

Otro movimiento y vio a su mujer, elegante en su luto, junto al clan
familiar.

-Me parece que lloran... Los chicos también...-contestó casi alegre,
apenas convencido, mientras las propias lágrimas le resbalaban por las traslúcidas mejillas. ¡Lloran por mí!...

-Lloran por todos los besos y caricias que nunca les brindaste en la
vida -dijo el Ángel y, con infinita tristeza, mientras el Ejecutivo terca e inútilmente saludaba a la inalcanzable imagen, cerró las puertas del Cielo.

Al marcharse le devolvieron el portafolio.

Autor: Eugenia Calny

Un gran dia

Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer antes de que el reloj marque la medianoche. Tengo responsabilidades que cumplir hoy.

Soy importante. Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.

Hoy puedo quejarme porque el día esté lluvioso o puedo dar gracias a Dios porque las plantas estén siendo regadas gratis.

Hoy me puedo sentir triste porque no me queda más dinero o puedo estar contento de que mis finanzas me empujen a planificar mis compras con inteligencia y me guían lejos del derroche.

Hoy puedo quejarme de mi salud o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas amistades.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo que hacer.

Hoy puedo llorar porque no tengo un amor al cual abrazar, o simplemente pensar que en algún sitio hay alguien que está esperándome...

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela o puedo abrir mi mente enérgicamente y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar o puedo sentirme honrado porque El Señor me ha dado un techo para mi mente, cuerpo y alma.

Hoy se presenta ante mi este día esperando a que yo le dé forma, y aquí estoy, el escultor que tiene que darle forma.

Lo que suceda hoy depende de mí, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.

Ten un gran día, a menos que tengas otros planes.

Emergencias

Un Cortometraje que nos muestra el hecho de que muchas veces buscamos a Dios solo cuando tenemos emergencias, ¿Eres tú uno de los que lo buscan solo en emergencias?

Ver cortometraje

Un minuto con Dios

Dios no puede ser más bondadoso con el hombre: le otorga tantos beneficios, le concede tantas gracias; realmente, Dios ya no puede hacer más por el hombre.
En cambio, el hombre ¡qué desagradecido suele ser con Dios! No solamente no le agradece lo que recibe de El, sino que incluso emplea los mismos dones de Dios para rebelarse contra El.

No podría quejarse de Judas, que tuvo tanto apuro por cometer su sacrilegio, que no tuvo paciencia para esperar a la segunda comunión, sino que ya en la primera comunión efectuó su primer sacrilegio.
Dios no pudo hacer más; el hombre no pudo hacer menos.

Dios no pudo dar más; el hombre no pudo responder menos.

Dios no pudo ofrecer más; el hombre no pudo rebajarse menos.

Pero Dios está empeñado en sacar luz de las tinieblas, Vida de la muerte, generosidad dé la negación; ojalá ahora Dios salga con la suya, y nosotros no salgamos con la nuestra.

“El que siembra escasamente, escasamente cosecha; y el que siembra a manos llenas, cosecha en abundancia. Cada cual dé según el dictamen de su corazón, no de mala gana ni forzado, pues Dios ama al que da con alegría” (II Co, 9, 6-7).

La medida de tu generosidad la tiene que dar tu corazón, tu amor a Dios; es regla de proporción directa: a mayor amor, mayor generosidad.

05 diciembre 2016

Tan solo uno

A veces estamos a tan solo un paso de ceder a la tentación y fallarle a Dios, por esa razón debemos vivir cada momento de nuestra vida teniendo conciencia que somos débiles y que entre más nos alejamos de la tentación más seguros estamos de no fallarle a Dios.

Ver video

El tonto del pueblo

Se cuenta que en un localidad de interior, un grupo de personas se divertían con el tonto del pueblo, un pobre infeliz de poca inteligencia, que vivía haciendo pequeños mandados y limosnas. Diariamente algunos hombres llamaban al tonto al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una de tamaño grande de 400 reales y otra de menor tamaño, pero de 2000 reales. Él siempre cogía la más grande y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos. Un día, alguien que observaba al grupo divertirse con el inocente hombre, le llamó aparte y le preguntó si todavía no había percibido que la moneda de mayor tamaño valía menos y este le respondió: Lo sé, no soy tan tonto, vale cinco veces menos, pero el día que escoja la otra, el jueguito acaba y no voy a ganar más mi moneda.

Esta historia podría concluir aquí, como un simple chiste, pero se pueden sacar varias conclusiones:

• La primera: Quien parece tonto, no siempre lo es.
• La segunda: ¿Cuáles eran los verdaderos tontos de la historia?
• La tercera: Una ambición desmedida puede acabar cortando tu fuente de ingresos.
• Pero la conclusión más interesante es: Podemos estar bien, aun cuando los otros no tengan una buena opinión sobre nosotros mismos. Por lo tanto, lo que importa no es lo que piensan de nosotros, sino lo que uno piensa de sí mismo.
• "El verdadero hombre inteligente es el que aparenta ser tonto delante de un tonto que aparenta ser inteligente"

Un minuto con Dios

No hace mucho oí decir que una persona se tenía como un florero que adornaba algo en la vida, pero que un día ese florero se rompió o, mejor, que ella se sintió desde entonces como un florero roto.
Y yo pensé: “¡Qué triste debe ser considerarse a sí mismo algo así como un florero roto que ya no sirve para nada!”

De todos modos, creo que los que rompemos nuestros floreros somos nosotros mismos: cuando pones esa cara tristona frente a los sucesos de la vida, te estás rompiendo; cuando no tienes sino palabras de desaliento o de crítica, te estás rompiendo; cuando no se cae de tus labios esa fea palabra “¡no!”, te estás rompiendo; cuando piensas que ya no sirves para nada ni para nadie, te estás resquebrajando; cuando pierdes los entusiasmos para la acción o te dejas arrastrar por el desaliento, ya estás roto.

Y qué triste, te repito, debe ser sentirse roto y presentarse ante los demás resquebrajado! ¡Qué triste no servir ya para sostener la rosa, que alegra, sino para mostrar solamente la rajadura mortal!
“Al siervo inútil, echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes” (Mt, 25, 30).

Nada más triste que una vida inútil; nada que deje en el fondo del alma una sensación de tanto desagrado como sentirse inútil; pero tú puedes ser muy útil para Dios y para tus prójimos; son muchos los que algo esperan de ti; es mucho lo que Dios espera de ti.

Quieres leer La Biblia ?..

Quieres leer La Biblia ?..
Clip en la Imagen

La Biblia para Niños

La Biblia para Niños
Clip en la Imagen

Peliculas Cristianas

Peliculas Cristianas
Clip en la Imagen

Enigmas

Enigmas
Clip en la Imagen

El Rosario en audio

El Rosario en audio
Click en la imagen

Videos de Jesus Adrian Romero

Videos de Jesus Adrian Romero
Clip en la Imagen

Videos artistas cristianos

Videos artistas cristianos
Click en la imagen

Un Mensaje a la conciencia

Un Mensaje a la conciencia
Para escuchar (Clip en la imagen)

Quien es Jesus ?

Quien es Jesus ?
Clip en la Imagen

La Biblia en audio

La Biblia en audio
Clip en la Imagen

Ganar con ExireCloud

Ganar con ExireCloud
Clip en la imagen

Palabras para el alma

Palabras para el alma
Click en la imagen