Compartir

Cuidado!! Puedes tener un asesino en el corazón

0:00

Dejen de estar tristes y enojados. No griten ni insulten a los demás. Dejen de hacer el mal. – Efesios 4:31

Muchos de nosotros nunca hemos asesinado a alguien, pero en algún momento hemos deseado que alguien muera, ¿Te ha pasado? ¿Alguna vez has odiado a alguien?

En el Sermón del Monte, Jesús dijo: “Han oído que a nuestros antepasados se les dijo: “No asesines. Si cometes asesinato quedarás sujeto a juicio. Pero yo digo: aun si te enojas con alguien, ¡quedarás sujeto a juicio! Si llamas a alguien tonto, corres peligro de que te lleven ante el tribunal. Y, si maldices a alguien, corres peligro de caer en los fuegos del infierno.” –NTV Mateo 5: 21-22

También leemos en 1 Juan 3:15: “Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él. La palabra” aborrece” es sinónimo de “habitualmente desprecian.” No es sólo una emoción transitoria de los afectos, sino un odio profundamente arraigado.

Todos perdemos el control de nuestro temperamento a veces. pero la Biblia no dice que si te enojas eres un asesino. El problema comienza cuando pierdes los estribos. “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo”. Efesios 4:26

El odio que la Biblia habla es una aversión profundamente arraigada. Es una actitud que dice, “No me gusta esta persona, no la soporto, Me gustaría verla destruida. O que te sientes a pensar en maneras  de hacerle daño a alguien.”

¿Sabes que? Eso es como asesinar a una persona, y eso mi querido lector es un pecado ante Dios.

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Labels

Cumpleaños

Get your own free Blogoversary button!

Estaditicas

Hoy estamos a

Ggles